formats

txipirones a la plancha

Hoy en día es habitual encontrarte en el menú de cualquier restaurante guipuzcoano con un buen plato cuyo ingrediente principal sea el txipirón o el calamar. Ya sea en su tinta, a la romana, encebollados, a lo Pelayo o txipirones a la plancha, como los ofrece el Asador Lagunak de Zarautz en esta oferta.

Y en muchas de esas sobremesas surge la pregunta: ¿hay alguna diferencia entre txipirones y calamares?

Seguro que has escuchado defender con vehemencia que son dos animales diferentes. En otras ocasiones, el debate se ha centrado en el tamaño, afirmando que los txipirones son más pequeños que los calamares.

Incluso hay personas que mantienen que ambos cefalópodos son el mismo animal con diferente nombre. De hecho, lo que en Euskadi se conoce como txipiron, en Cantabria se les llama maganos. Y eso sin entrar en otras variaciones como los Begihaundi, como se conoce en Euskadi a los txipirones algo más grandes y con los ojos saltones que se pescan habitualmente en otoño.

Txipirón y calamar son un manjar… se llame como se llame

En principio no existe ningún estudio científico que muestre una diferencia clara entre ambos, más allá del tamaño y de la denominación en algunas zonas. En el mundo de los pescados y demás animales marinos comestibles es frecuente que la misma especie se llame de distinta forma según el lugar en el que estés.

De hecho, se pueden encontrar las diferentes denominaciones: calamar, chipirón (Andalucía y Asturias), magano o jibión (Cantabria), lura (Galicia), calamars, (Cataluña), txipirón (Euskadi),… Eso sin entrar en las denominaciones en otros idiomas como encornet (francés), european Squid (inglés), calamaro (italiano), lula vulgar (portugués) o kalmar y karmare (alemán).

Independientemente de cómo queramos llamarlos, txipirones y calamares son moluscos cefalópodos de 10 patas y cuerpo alargado que termina en punta. Pertenecen a la misma familia que la sepia. Y tienen una concha interna córnea y una bolsa pequeña que contiene un líquido negro que enturbia todo su entorno y que actúa como elemento defensivo cuando se ven en peligro.

Después de leer este post seguro que el apetito ha comenzado a llamar a tus papilas gustativas. Es lo que tiene imaginarse un bocado de txipirones en su tinta o a la plancha.

Si no quieres quedarte en la imaginación puedes probar un maravilloso plato de txipirones a la plancha en el menú del Asador Lagunak, situado en pleno centro de Zarautz y que, además, incluye ensalada de de langostinos, creps de espinacas con salsa de hongos, merluza con patatas panadera o entrecot con patatas y guarnición y pantxineta casera de cierre.