formats

oreretako_udaletxea_jaietanCon sus casi 40.000 habitantes, Errenteria se sitúa como el tercer núcleo más importante de Gipuzkoa. Aunque fue fundada con el nombre de Villanueva de Oiarso, es conocida como Renteria o Errenteria, nombre que deriva de la recaudación de las “Rentas” reales. Aun así, también se la conoce como Orereta, ya que ése es el nombre anterior a su fundación. Cuna de grandes soldados y clérigos que llegaron a formar parte de las cortes de la realeza europea. Poetas, escritores e historiadores también nacieron en las calles de Errentería. La importancia económica y mercantil de la villa hizo que desde el siglo XV se fuesen construyendo torres y casas palaciegas que inundan el casco de esa arquitectura peculiar. Morrontxo, Torrekua o la Casa del Capitán son ejemplo de ello. Por ello todo el casco antiguo de Errentería fue nombrado conjunto monumental.

La pequeña Manchester

A su pasado medieval hay que sumarle su pasado industrial, ya que en ella se establecieron las sedes de grandes empresas. Tal era la cantidad de humo que salía de las chimeneas de la villa que era conocida entre sus vecinos como la pequeña Manchester. Entre ellas destacó la fábrica de galletas de “Olibet”, de ahí que los errenteriatarras fuesen conocidos como los “galleteros”.

Descubriendo sus parajes naturales

La naturaleza también tiene cabida en esta zona de Oarsoaldea. El parque natural de Aiako-Harria se encuentra a apenas 10km del centro del pueblo, lo que permite hacer escapadas a este precioso paisaje. Destaca en él el embalse de Añarbe, fronterizo con Nafarroa, donde localizamos la isla de Ozizpe, perteneciente al municipio de Errenteria.

Peas_de_Aia_2

 Foto: salveg

Ciudad fronteriza

Pero no podemos olvidarnos del pasado militar de la villa. Su situación fronteriza con Francia impulsó la construcción del Fuerte de San Marcos allá por el año 1888. Sin duda es uno de esos rincones desconocidos pero de gran valor turístico recientemente restaurado. Las vistas desde aquí son excepcionales, pudiendo observar las bahías de La Concha, Pasaio o Txingudi. Cientos de visitantes recorren sus murallas, el patio de armas, el aljibe, las torres y los pasadizos secretos.

Sin duda un plan perfecto para un fin de semana con niños o sin ellos, lo que prefieras. Eso si, sí decides acercarte a Errentería no puedes dejar escapar la oportunidad de probar la cocina del Hotel Restaurante Versalles, una propuesta moderna, con toques tradicionales de nuestra tierra y muy bien elaborada. Ideal para satisfacer los paladares más exigentes.

DOCU_DVA