formats

Lleva más de 100 años sobre la bahía de Donostia, estático frente a la Isla de Santa Clara y custodiando el paseo de La Concha. Su característica cúpula, su inconfundible fachada y su situación estratégica han hecho de éste edificio uno de los símbolos de Donostia. Ya nadie se imagina el paseo sin el Hotel Londres.

hotellondres1

Para conocer sus primeros años de vida tenemos que trasladarnos a la época de la Reina Victoria, conocida como la Belle Epoque, una época en la que los grandes veleros se adentraban hasta el corazón del pequeño puerto donostiarra. A partir de 1902 ya se le conoció como Hotel Londres, pero el primitivo edificio se construyó casi 40 años antes. Intentemos hacernos una imagen de aquella Donostia que poco a poco iría transformándose en la ciudad que hoy conocemos.

hotellondres8

Nos situamos a finales del siglo XIX. A muchos les costará imaginarse el parque de Alderdi Eder sin el actual tiovivo o el edifico del ayuntamiento. La Catedral del Buen Pastor es todavía un boceto que está a punto de comenzar su construcción. Los donostiarras cruzan el Urumea por el primitivo puente de madera de Santa Catalina. El teatro María Eugenia es un solar vacío y el Real Club Náutico no es todavía ni proyecto. Sin embargo el edificio, que todavía no es hotel, ya ha visto albergada en sus estancias a la Reina María Cristina.

hotellondres7

El edificio ha sido un ir y venir de turistas y personalidades de todo tipo. Por los pasillos pasaron a finales de la Guerra Civil los principales jefes del servicio secreto Nazi, que se reunían periódicamente en sus habitaciones. Fue hospital provisional en la segunda Guerra Carlista y sede de los estudios de Radio San Sebastián en la década de los 90 durante 6 meses, tras el incendio que devastó su sede.

Hoy en día todavía podemos volver 100 años atrás nada más atravesar las puertas del hotel. ¿Quién no recuerda la escena del Titanic donde Rose, en un desesperado intento de rescatar a su amado Jack, desciende hasta la Cubierta C en un ascensor que funcionaba con una manivela? En uno muy similar, aunque mucho más moderno, podemos ascender hasta nuestra habitación. Una mezcla del clásico estilo inglés unido a la actual tecnología.

hotellondres9

Aunque, sin duda, la joya de la corona del hotel se la llevan sus espectaculares vistas. La opción de despertarse y sin apenas levantarnos de la cama poder disfrutar de unas vistas únicas a la bahía de La Concha no tiene precio. Es una experiencia que sólo se vive aquí.

hotellondres2

Y, ¿qué decir de su recientemente inaugurado séptimo cielo? Una nueva remodelación que ha hecho posible crear un séptimo piso en lo que hasta ahora era el tejado del Hotel. De este modo se han conseguido crear once nuevas habitaciones que nos ofrecen la panorámica ideal de la Bahía y una duodécima desde la que podemos tocar directamente la cúpula. Sin duda una experiencia inmemorial que no deja a nadie indiferente.

hotellondres4

 Fotografías: Hotel Londres