formats

Seguro que en más de una ocasión te habrás preguntado por qué las actividades de riesgo son tan populares y nos gustan tanto. ¿Qué tienen que nos atraen como un imán aunque seamos conscientes de que existe cierto riesgo?

copa-espana-burn-freestyle

 

¿Pero exactamente qué son la adrenalina y las endorfinas? Pues no son más que dos hormonas que segrega nuestro cuerpo, cada una tiene una función diferente pero en el caso de las actividades peligrosas se juntan consiguiendo una mezcla explosiva.

La adrenalina

Esta hormona forma parte del grupo que controla nuestras reacciones en situaciones de estrés peligro. Desde unas glándulas ubicadas encima de nuestros riñones, sale bombardeada hacia nuestra sangre logrando en nosotros unos efectos increíbles. Somos casi como superhéroes, se nos dilatan las vías respiratorias y las arterias para que pueda ir más sangre oxigenada a nuestros músculos.  La consecuencia es que somos más rápidos y más fuertes, además de esto también disminuye nuestra capacidad para sentir dolor y nos sentimos eufóricos. Después del subidón de adrenalina nuestro cuerpo se relaja y comienza a liberar endorfinasIndia_Surf_Tours_-_17__1_

Las Endorfinas

Las endorfinas son conocidas como hormonas del amor o la felicidad. Su función no es otra que hacer que nos sintamos completamente relajados, agusto y felices. Por eso nuestro cuerpo empieza a liberarla, para contrarrestar el “estrés” provocado por el subidón de adrenalina.

Esta hormona también corre por nosotros cuando comemos chocolate, estamos enamorados o practicamos relaciones sexuales. Como sus efectos son tan positivos, lo normal es que las acciones que provocan su liberación se convierten en adictivas.

Libera tensiones

Si quieres disfrutar de la sensación de un subidón de adrenalina, lo mejor es que practiques algún deporte de riesgo o alguna actividad emocionante donde el componente de la incertidumbre te mantenga vivo, expectante. Por ejemplo si lo que te gusta la sensación de estar al límite,  pontre tras el volante de un kart y deja que tu corazón vaya mil revoluciones.parrilla