formats

Balneario de Elgorriaga

¿Quién no ha disfrutado de una buena sesión relajante en algunos de los balnearios que pueblan nuestra geografía? Nuestro cuerpo y nuestra mente recargan baterías. Desaparece el estrés acumulado y nos sentimos completamente equilibrados.

¿Por qué disfrutamos tanto con el agua?

Para empezar, algo tendrá que ver que el agua es el principal componente del cuerpo humano, que posee 75 % de agua al nacer y cerca del 65 % en la edad adulta. De hecho, la hidroterapia, la utilización del agua como agente terapéutico, es tan antigua como el ser humano. Fundamentalmente porque el agua es ideal para abrir los vasos sanguíneos.

Balneario de ElgorriagaLa temperatura del agua influye en el efecto que el baño produce en nuestro cuerpo. Los baños o duchas de agua caliente, además de calmar y relajar el cuerpo, si están por encima de los 35 °C, estimulan el sistema inmune y aumentan la circulación.

Por su parte, los baños o duchas de agua fría estimulan el metabolismo. Con una temperatura de entre 27 y 34 °C, los vasos principales se contraen, la sangre es impulsada al centro del cuerpo, y los órganos internos son irrigados con mayor fuerza.

De ahí que, independientemente de si se trata de piscinas, baños, chorros o vahos el agua ayuda a tratar cuadros patológicos como traumatismos, reumatismos, digestivos, respiratorios o neurológicos.

La influencia de la sal y otros minerales en el agua

Una de las grandes diferencias es el tipo de agua con el que realizamos los tratamientos. Si se trata de aguas termales mineromedicinales lo normal es que estemos hablando de manantiales como el Balneario de Elgorriaga que es el manantial de más fuerte mineralización del mundo.

Por otro lado, si el agua es de origen marina, estaríamos hablando de talasoterapia mientras que los tratamientos con aguas que no son mineromedicinales ni termales se suelen realizar en los centros conocidos como spa, las siglas de “salutem per aquam”, es decir, salud a través del agua.

Balneario de ElgorriagaLo que está claro es que no importa si se realizan con aguas termales, mineromedicinales o procedente del mar, los tratamientos con agua atenúan el dolor de espalda y las articulaciones, disminuyen el dolor general debido a la calidez y presión que ejerce los diferentes chorros de agua sobre las zonas del cuerpo, disminuyen las inflamaciones, mejoran el equilibrio y combaten el insomnio y el estrés, razones por las que disfrutamos como enanos cada vez que nos homenajeamos con una sesión como la que puedes conseguir con esta oferta en el Balneario de Elgorriaga que, además de un recorrido termal de 60 minutos se completa con una comida o cena tipo buffet.