formats

 

El bueno, el feo y el malo

Cuando en Estados Unidos triunfaban nombres como John Ford o John Wayne, Europa contraatacó y comenzó un género propio que se denominó Spaghetti Western.

El Western, “las pelis de indios y vaqueros” eran, hasta los años 70, el género de oro del cine, el género que llenaba las salas y atraía a los actores más famosos de Hollywood a sus estudios. En los años 60 y 70, especialmente, las empresas italianas comenzaron a financiar sus propias versiones de películas de aquel género, haciendo que naciera el Spaghetti Western.

Las diferencias con los Westerns originales no son muchas. En Europa se dio un mejor tratamiento de la música, contaba con un peso básico en la trama. Es en esta época, y gracias a estas películas, que artistas como Enrico Morricone se popularizan como compositores del género.

Sergio Leone, paladín del Spaghetti Western

Otra diferencia importante con el género americano es que los personajes y las estéticas son menos amables que en Hollywood. Los personajes protagonistas en el Spaghetti Western suelen ser personajes de fuerte carácter, poca moral y aspecto descuidado, mientras que en el Western se presenta a los héroes como personajes impolutos.

Spaghetti Western

La tradición cinematográfica italiana de los años posteriores a la guerra, influye directamente en sus artífices, especialmente en Sergio Leone, estandarte del género fuera de las fronteras europeas por películas como ‘Por un puñado de dólares’ o ‘El bueno, el feo y el malo’.

Leone firma entre los años 60 y 70 muchos de los casi 500 Spaghetti Westerns que se filman en Europa, la mayoría en el desierto de Tabernas, en Almería. Numerosos actores de serie B aprovechan el éxito del género para hacerse un lugar, pero teniendo que competir con las estrellas de Hollywood que llegaban para rodar las películas. Clint Eastwood, Henry Fonda, Farley Granger, Yul brynner, etc. se apuntaron al carro de este subgénero.

La violencia de las películas, y el propio desgaste del género, llevan a que la producción de Spaghetti Western se reduzca sobremanera y el género quede como residual. Directores como Quentin Tarantino han recuperado, en parte, la esencia del género y han realizado sus propias obras dentro del mismo, como su reciente ‘Django Desencadenado’. Una forma de homenajear y recordar el género que marcó sus infancias y su forma de hacer cine.

Paseo a caballo

Pero si tú también quieres recordar las películas de vaqueros que te marcaron, apúntate a una experiencia de Western realizando rutas a caballo en el Muga Ranch de Zizurkil. Siéntete como Clint Eastwood por apenas 20€ en una experiencia única en tu vida.