formats
Published on 15 octubre, 2013, by in Planes.

Situada en la Comarca de la Baja Montaña de Navarra y a apenas a 7 kilómetros de Sangüesa nos encontramos con la villa medieval de Aibar. Es conocida como el pueblo de los duendes, aunque se ha perdido el origen del mote a lo largo de la historia.

Cuna de reyes y romances navarros, Aibar fue escenario de un capítulo de amor en el siglo XI entre el rey Sancho III y doña Sancha. Éste se encaprichó de una dama aibaresa con la que tuvo un hijo llamado Ramiro, el que acabaría siendo rey de Aragón.

nobles de navarra

 

No puedes perderte el encanto de su trazado medieval que tanto lo caracteriza; recorre sus adoquinadas calles y podrás descubrir escondidas plazas, casas señoriales o arcos de diferentes épocas, entre las que destaca la porticada Plaza de la Virgen.

Las estrechas calles van ascendiendo hasta acabar en lo más alto de la colina de Aibar, donde la iglesia románica de San Pedro corona villa. Aunque hoy en día apenas podemos encontrar vestigios de lo que fue la muralla del pueblo la hubo; no dudes en acercarte a la Casa de Iziz o el Portal de la Hueca para comprobarlo. Éstos son dos de los edificios más antiguos de la localidad, que, a su vez, formaron en su día parte la muralla.

aibar_ayuntamiento

 

Otro de los lugares destacados de Aibar es la de la conocida “Nevera de Bizkaia”. Data de principios del siglo XVIII y se trata de un gran pozo de 6 metros de diámetro y profundidad que se llenaba de nieve. Ésta se conservaba y se guardaba en el pozo para mantener los alimentos frescos. Aunque, sin duda, el mayor uso se lo daba el vino. Cuentan las crónicas de la época que en Aibar se bebía el vino más fresco del mundo, no eras navarro si no bebías frío y comías caliente. Ésta se encuentra a 5 Km. de la villa, por lo que es aconsejable dirigirse a ella en coche.

AIBAR 010

 Si tu afición es el senderismo también estás de suerte. El recorrido de El Pozo de las Hiedras parte desde la zona más baja de Aibar, lugar en el que se encuentran el lavadero, la fuente y el acueducto medieval, y llega hasta el pozo que da nombre al recorrido. Este trayecto que transcurre entre viñedos y robledales nos lleva de vuelta a Aibar en un recorrido circular de 7km.

Si  estáis pensando en  visitar Aibar os recomendamos que lo hagáis a primeros de noviembre,  que es cuando tiene lugar  su feria medieval. Para ello que mejor que alojarse en el Hotel Nobles de Navarra y disfrutar de un fin de semana recorriendo  sus calles regresando ocho siglos atrás para rememorar los orígenes de la villa.

aibar medieval2