formats
Published on 27 febrero, 2015, by in Planes.

ruta de los acantilados de Ulía

El Monte Ulía es, junto a Urgull e Igeldo, una de las 3 atalayas que rodean las playas de San Sebastián. ¿Qué donostiarra no ha subido a Ulía para disfrutar de las vistas de la Playa de la Zurriola y el viejo barrio koxkero? ¿O para degustar la cocina de Rubén Trincado en el Restaurante Mirador de Ulía? ¿O para disfrutar de las impresionantes vistas desde las Landas hasta Matxitxako?… porque el Monte Ulía es el eje de muchos planes festivos de los ciudadanos de sus alrededores.

Uno de los que cada vez adquiere mayor presencia es la ruta de los acantilados, un sendero balizado con botas y puntos de color amarillo por el Club Vasco de Camping que une Donostia con Pasai San Pedro en un recorrido de 13 kilómetros apto para todo tipo de senderista.

De Donostia a Pasaia en media jornada

Faro de la plataSalvo en momentos como el actual en el que las condiciones climatológicas son bastante adversas, este recorrido se puede realizar en cualquier época del año.

De hecho, hay variantes para los que estén menos preparados. Por ejemplo, según el propio Club Vasco de Camping la primera parte de la ruta que nace en Sagües es algo arriesgada por lo que los novatos pueden tomar la opción de salir desde la Iglesia de Corazón de María.

Lo interesante es que esta ruta, que requiere entre 3 y 6 horas de marcha efectiva no sólo nos ofrece unas hermosas vistas del mar Cantábrico, de los acantilados, y de la propia ciudad sino que nos descubre perspectivas diferentes de hitos arquitectónicos como el Fuerte de Mompás o el impresionante Faro de la Plata, justo antes de llegar a la bocana del Puerto de Pasaia. Y eso sin olvidar el disfrute de las peñas que se utilizaban como atalayas desde las que los balleneros donostiarras oteaban el horizonte en busca de ballenas.

¿Te apetece un menú degustación en el Mirador de Ulía?

Restaurante Mirador de UlíaLa ruta de los acantilados del Monte Ulía es todo un lujo accesible para cualquier donostiarra. Eso sí, después del ejercicio nada mejor que aprovechar esta oportunidad única de degustar la cocina de Rubén Trincado, innovadora y sin complejos, pero enraizada en la cocina tradicional, 9 platos en un menú degustación que incluye la gilda del Mirador de Ulía, piparra rellena de antxoa y emulsión de yemas cocidas a baja temperatura, con su aceituna líquida, antxoa y marianito, ostra en “sangrita” con aire cítrico y su hoja, pañuelitos de remolacha, steak tartar y bombón de pasión, alcachofa confitada, deshojada y frita con pil pil de piñones y extracto de ajo negro, cigala con tendón frito, trigo verde y vino, humilde versión de la “Zarzuela” del Aita, solomillo que viaja, con mostaza y vainilla, mole, ajo negro y mostazas, carpaccio de Idiazábal con arándanos deshidratados, frutos secos, pan, espuma de manzana y helado de queso de cabra y after eight con helado y palomitas de leche. ¿Ya estás salivando? Sólo tienes que pulsar sobre este enlace y podrás disfrutar de este menú degustación.